Recuerdos inacabados

Remember YotsubaA veces es inevitable regresar a aquellos días donde todo era radicalmente distinto. No quiere decir que fuera mejor, simplemente ni tú, ni tu vida, era como es ahora. Es lo que tiene el paso del tiempo. Y aunque seas feliz y ames tu día a día y las cosas que te suceden, quedan demasiadas espinas que te transportan. Te hacen viajar a otros atardeceres cuyo sol nunca se puso por donde debía. Nada de lo que te digan te hará creer alguna vez que las cosas debieron suceder así.

Pero no es nostalgia. No es echar de menos lo que podría haber sido. Los condicionales nunca han sido buenos, nunca han traído más que dolores de cabeza y lágrimas atascadas en la garganta. Se aprende a asumir los encontronazos provocados por decisiones contradictorias, a vivir con las ausencias hasta que dejan de serlo. Hasta que te das cuenta de que, en realidad, los sueños siempre son bonitos mientras forman parte de la ficción onírica. Y por eso odias los condicionales, porque lo tuyo es el aquí y el ahora. Es la acción pura. Son las decisiones no premeditadas. La emoción de lanzarte a la piscina desde el trampolín más alto.

Y no obstante, a veces terminas presionando esas espinas, abriendo viejas heridas. Preguntándote un “si…” detrás de otro mientras la música acaricia suavemente tus sentimientos y visitas esos recuerdos inacabados que te golpean con la fuerza de un tren descarriado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s